¿Decidimos vivir en guerra o vivir en paz?

¿Decidimos vivir en guerra o vivir en paz?

Escrito por: Alina Prades Badenes

Somos lo más importante de nuestra vida

“ La paz no es la ausencia de conflictos, es la capacidad para manejar el conflicto por medios pacíficos” Ronald Reagan

Ya explicaron algunos autores de los grandes en su momento, que el conflicto es inherente al ser humano. Todas las personas tenemos conflictos, y todas los gestionamos en base a las creencias y aprendizajes que hemos ido adquiriendo a lo largo de la vida. En innumerables ocasiones, utilizamos a nuestro ego de escudo protector para afrontar este problema, haciendo sin querer, porque muchas veces no somos conscientes, que sea todo un reto, el poder flexibilizar y trasformar aquellas maneras que hacen que el conflicto esté permaneciendo candente en nuestra vida. Entonces, llegados a este punto, donde entendemos que cuando tenemos problemas permitimos que nuestro ego nos proteja de toda amenaza externa, ¿decidimos vivir en guerra o vivir en paz?

Os voy a contar un caso de mediación que tuve una vez, para que entendáis a dónde quiero ir a parar con la pregunta en cuestión.

Hace un tiempo en el centro de donde soy mediadora familiar voluntaria, me derivaron un caso porque consideraron que era una situación en la cual una mediación familiar podría ser muy fructífera. Eran un padre y un hijo que estaban en conflicto porque uno quería mandar sobre el otro y eso con el paso del tiempo, hizo que no se soportaran el uno al otro, que se hablaran de forma hostil y que cualquier comida o reunión familiar se convirtiera en una tremenda pesadilla para ambos; Os podéis imaginar que todo este conflicto entre ellos, arrastraba a todas las otras personas que conformaban esa familia, madre, esposa y recién nacidos.

Después de la sesión informativa, padre e hijo estuvieron de acuerdo en continuar con la mediación porque los dos estaban convencidos y dispuestos a hacer lo que fuera para mejorar su relación paternofilial. Durante la primera sesión conjunta, ambos me hablaban de la misma situación. Cuando llegaba el domingo los dos se dedicaban a hacer el mantenimiento de la casa de campo que utilizaban para pasar los fines de semana en familia. Ambos querían lo mejor para esa casa y se esforzaban muchísimo para que estuviera bien cuidada. Me ponían el ejemplo de que uno quería cortar el césped porque consideraba que era lo correcto porque había crecido considerablemente a lo largo de la semana, y el otro pensaba que era una pérdida de tiempo hacerlo en ese momento y era mejor limpiar la piscina. Los dos estaban conforme en que las dos tareas se tenían que hacer ,pero el uno le dictaba al otro cómo y cuándo tenía que hacerlo y viceversa y esta imposición hacía que los dos se encrisparan para el resto del día haciendo de la comida familiar algo incómodo e indigesto para todos.

A medida que avanzaba la mediación, se podía ver claramente que ambos querían lo mismo, estar en paz el uno con el otro, no únicamente porque fueran padre e hijo sino porque su hostilidad y mala relación estaba afectando a toda la familia y estaban de acuerdo en que ninguno quería que el entorno familiar sufriera las consecuencias. A medida que pasaban las sesiones el padre entendía mejor al hijo y el hijo entendía mejor al padre, no obstante, ninguno de los dos quería dar su brazo a torcer en ninguna situación porque eso según ellos, les convertía en débiles y en estar bajo mando del otro.

Cuando llegamos a ese punto de inflexión, ambos estuvieron de acuerdo en que la mediación les había servido para entender la perspectiva del otro y estaban agradecidos por haberse dado la oportunidad de querer mejorar la relación, pero la creencia limitante que tenían los dos acerca de ceder y ser flexible para mantener una buena convivencia familiar, les hacía sentir débiles ante el otro y esto para ellos era impermisible.

Una perspectiva positiva del conflicto: el conflicto como un reto; la incompatibilidad de metas en un desafío tremendo, tanto intelectual como emocionalmente, para las partes involucradas. Así el conflicto puede enfocarse básicamente como una de las fuerzas motivadoras de nuestra existencia, como una causa, un concomitante y una consecuencia del cambio, como un elemento tan necesario para la vida social, como el aire para la vida humana. (Lederach, 2000: 59).

En este caso como en muchos otros, son las personas quienes deciden cómo afrontar una situación, un conflicto y una circunstancia en la que solo de nosotros depende, vivirlo o desde la guerra, es decir, desde el resentimiento, ira, frustración, hostilidad y todas aquellas emociones negativas que hacen que no nos permitamos transformar nuestra pesadilla en una relación, bien sea con nuestros padres, amigos, parejas, compañeros de trabajo, vecinos o vivirlo desde la paz, osea, desde la empatía, resiliencia, comunicación asertiva, responsabilidad emocional, donde aunque finalmente, se pueda llegar a la conclusión de que ambas personas quieren y necesitan algo diferente y sus caminos se separen, se vivirá con una mayor paz mental y una tranquilidad que hará de nuestras vidas, un lugar mucho más acogedor.

“La verdadera profesión del ser humano es encontrar el camino hacia sí mismo.” 

Hermann Hesse

Si de nosotros depende crear nuestra propia vida, nuestra propia realidad con nosotros mismos, con nuestras familias, amistades, relaciones laborales y vecinales, ¿por qué no nos permitimos vivirla desde la paz? ¿Por qué nos hacemos la vida tan imposible? Tomemos las riendas, hagámonos responsables de crear la realidad que queremos, la vida tranquila que deseamos, permitámonos actuar escuchando un poco menos a nuestro ego y un poco más a nuestro corazón y mediemos para hacerlo posible porque sin duda, somos lo más importante en nuestra vida.

Alina Prades Badenes

(España,1994) Humanista especializada en Intervención y Mediación Familiar en 2017. Formada en Mediación Civil, Mercantil y por Medios Electrónicos en 2019, Comunitaria e Intercultural en 2021. Mediadora Familiar voluntaria en un Centro de alcohólicos y drogadictos desde 2018. Actualmente imparte talleres educativos y conferencias sobre la Mediación Familiar en Castellón de la Plana.

Página web: alinaprades.com | Facebook: mediacion_alinaprades | Instagram: mediacion_alinaprades

Sígue al Instituto de Mediación en sus redes sociales:
Comparte en redes:
  • Posted by AMM
  • On 7 marzo, 2023
  • 0 Comment
Tags: conflictos, familia, guerra, mediación, paz, Relaciones, Responsabilidad